Importancia del entrenamiento en el árbitro

Cualquier práctica deportiva requiere de un entrenamiento con tres bases de apoyo fundamentales: técnica, física y psicológica. Los árbitros de fútbol, aunque muchas veces no prestemos atención a su entrenamiento, también son deportistas por lo que necesitan empezar el partido con una buena preparación y un calentamiento previo.
Algunos aspectos importantes a entrenar para un árbitro son: flexibilidad, fuerza, resistencia y velocidad. Entrenando unas tres veces por semana y repartiendo los ejercicios y cualidades a entrenar podemos conseguir un entrenamiento completo que nos permita llegar al partido con una buena preparación física.
Es importante antes, durante y después ya que nos ayuda a evitar lesiones y a aumentar nuestro rendimiento. Los estiramiento debe ser sin dolor y evitando rebotes; con una duración aproximada de 15 a 20 minutos. Algunos músculos principales que requieren estiramientos son los gemelos, los cuádriceps y los aductores; pero también es importante estirar otros músculos y partes del tren superior como el cuello.
El entrenamiento de la fuerza también nos puede ayudar a evitar lesiones, pero además nos aporta más velocidad. Hay ejercicios de fuerza que se pueden hacer en el gimnasio como pesas, mancuernas y aparatos, otros como los multisaltos para los que es necesario algún material de entrenamiento como vallas, aros o escaleras y luego hay otros ejercicios para entrenar la fuerza como son los abdominales, flexiones o sentadillas. Lo ideal es una buena combinación de todos ellos, ya que nos ayudará a ejercitar los músculos de forma equitativa.

Mejorar nuestra resistencia nos puede ayudar a tener una mejor posición durante el ejercicio y a la vez nos ayudará a evitar el cansancio excesivo. Podemos trabajar la resistencia prestando atención a entrenar nuestra capacidad aeróbica y la resistencia intermitente. Para la capacidad aeróbica podemos realizar esfuerzos de larga duración a baja intensidad como carrera o trote durante 30 o 40 minutos; para la resistencia intermitente podemos mezclar distintos esfuerzos de distinta intensidad como pruebas intermitentes durante 20 o 30 minutos.
Ser más veloces, conlleva ser más rápidos y más agiles. En la velocidad influye el tiempo de reacción trabajando distintas posiciones y estímulos; las series de ejercicios de entrenamiento con conos o vallas teniendo muy en cuenta y respetando al 100% los descansos y la técnica de carrera.

Si un árbitro tiene la preparación y el entrenamiento correctos podrá evitar lesiones, superarse físicamente en cada partido, progresar en el arbitraje, tener más rendimiento en el terreno de juego y una mejor visión árbitro-deportista, por lo que mejorará su salud y su calidad de vida.