Zidane

Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
La segunda apuesta, más complicada si cabe por el ruido exterior, fue Karim Benzema. El francés dejó claro en la final contra el Liverpool que su perfil, tan genuino dentro de la plantilla, era para Zidane una vía de control a la que no podía renunciar, aunque eso dejase su imagen tocada de puertas para fuera. Y, por supuesto, la figura de Keylor Navas, que aún sin poder medir el impacto de la confianza del técnico galo en su rendimiento, indiscutiblemente encontró un contexto lo más favorable posible después de haber tenido dos errores importantes ante Juventus y Bayern de Múnich. Lo que mostró el técnico galo en los últimos meses fue un conocimiento concreto de las dinámicas de un equipo y de cómo saber focalizarlas en algo positivo a pesar de que ello supusiera un problema para el día a día, como quedó claro con el mal rendimiento que tuvo el Real Madrid en la última edición de la liga española, indiscutiblemente insuficiente. Quizás fruto de la bajada de nivel de la plantilla con respecto al curso 16/17, o quizás motivado por esa búsqueda de versatilidad para no perder una sola eliminatoria en tres temporadas de Liga de Campeones, pero la realidad es que Zidane bajó del cielo un balón que se convirtió en la novena Champions blanca, y lo devolvió a las nubes en forma de trece conquistas. Un mesías para el Real Madrid que, sin lugar a la duda, merece un reconocimiento histórico.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Su llegada fue importantísima porque los jugadores, miembros todos de la mejor plantilla del mundo, estaban en dinámica negativa y sin confianza. La recuperó, e incluso comenzó apostando por un plan más adociativo y propositivo que el de Ancelotti. Duró poco, y lo que parecía un plan de circunstancias con la CMK se extendió en el tiempo entre lesiones y la negación/impodobilidad de recuperar a James. A partir de ahí, lo que todos sabemos y bien comentas en el artículo: maravillosa gestión de la mayoría de los jugadores (excepto los más jóvenes este año y algún que otro caso como Isco hasta la lesión de Bale), bases tácticas muy sencillas y, por tanto, fáciles de cambiar y una misma idea de gusto por el trato del balón que se mantenía incluso cuando, en muchas ocasiones, se optaba por un repliegue muy conservador.

Zidane

Merece rescatar en este punto la figura de Cristiano Ronaldo, que evidentemente es otro de los grandes nombres del periplo de Zidane en el banquillo del Real Madrid, y que por su legendario aura dentro de la historia del fútbol quizás esté recibiendo menos protagonismo del merecido en este análisis. Por supuesto que el portugués siempre ha sido el finalizador de la sociedad que ha formado con Benzema, pero esa transformación del sistema del equipo le fue llevando paulatinamente a ocupar el área de una forma, si cabe, más constante. Aún jugando con doble punta, Cristiano acudía a la posición de extremo izquierdo para no tener constantemente la portería rival de espaldas, pero la nueva composición le invitaba, aún llegando después de hacer algún apoyo fuera del área, a acabar siempre en el área. Es evidentemente uno de los aspectos clave para matizar el éxito de Zidane, sobre todo en la Copa de Europa, porque al control obtenido a partir de la táctica y el talento se sumaba la finalización del, probablemente, mejor rematador de la historia. Y eso fue lógicamente una carta ganadora cada martes o miércoles por la noche.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Después de Cardiff, clímax futbolístico del equipo blanco, llegó una temporada repleta de dudas. Quizás la pérdida de jugadores importantes para completar la rotación desestabilizó la rutina, aunque hubo dos factores quizás más importante para que el cuadro blanco afrontase el presente curso con el pie cambiado: la sanción a Cristiano Ronaldo, y la falta de continuidad por problemas físicos de Carvajal y Bale, que llevaron a una dinámica negativa. Zidane no podía tirar del 4-3-3 en el que creía, mientras que el rombo ni tenía a un Cristiano Ronaldo con el ritmo necesario como para terminar todas las jugadas, ni la figura de los laterales, tan exigidos con el plan Isco, lograba ser tan decisiva. Como el Real Madrid no alcanzaba el control buscado, su presión no era armoniosa, y ahí se evidenciaban las carencias para tapar la salida exterior del rival, que desquebrajaba el sistema defensivo de un equipo con escaso talento individual para recuperar la pelota.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.

Zidane

Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
La segunda apuesta, más complicada si cabe por el ruido exterior, fue Karim Benzema. El francés dejó claro en la final contra el Liverpool que su perfil, tan genuino dentro de la plantilla, era para Zidane una vía de control a la que no podía renunciar, aunque eso dejase su imagen tocada de puertas para fuera. Y, por supuesto, la figura de Keylor Navas, que aún sin poder medir el impacto de la confianza del técnico galo en su rendimiento, indiscutiblemente encontró un contexto lo más favorable posible después de haber tenido dos errores importantes ante Juventus y Bayern de Múnich. Lo que mostró el técnico galo en los últimos meses fue un conocimiento concreto de las dinámicas de un equipo y de cómo saber focalizarlas en algo positivo a pesar de que ello supusiera un problema para el día a día, como quedó claro con el mal rendimiento que tuvo el Real Madrid en la última edición de la liga española, indiscutiblemente insuficiente. Quizás fruto de la bajada de nivel de la plantilla con respecto al curso 16/17, o quizás motivado por esa búsqueda de versatilidad para no perder una sola eliminatoria en tres temporadas de Liga de Campeones, pero la realidad es que Zidane bajó del cielo un balón que se convirtió en la novena Champions blanca, y lo devolvió a las nubes en forma de trece conquistas. Un mesías para el Real Madrid que, sin lugar a la duda, merece un reconocimiento histórico.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Su llegada fue importantísima porque los jugadores, miembros todos de la mejor plantilla del mundo, estaban en dinámica negativa y sin confianza. La recuperó, e incluso comenzó apostando por un plan más adociativo y propositivo que el de Ancelotti. Duró poco, y lo que parecía un plan de circunstancias con la CMK se extendió en el tiempo entre lesiones y la negación/impodobilidad de recuperar a James. A partir de ahí, lo que todos sabemos y bien comentas en el artículo: maravillosa gestión de la mayoría de los jugadores (excepto los más jóvenes este año y algún que otro caso como Isco hasta la lesión de Bale), bases tácticas muy sencillas y, por tanto, fáciles de cambiar y una misma idea de gusto por el trato del balón que se mantenía incluso cuando, en muchas ocasiones, se optaba por un repliegue muy conservador.

Zidane

Merece rescatar en este punto la figura de Cristiano Ronaldo, que evidentemente es otro de los grandes nombres del periplo de Zidane en el banquillo del Real Madrid, y que por su legendario aura dentro de la historia del fútbol quizás esté recibiendo menos protagonismo del merecido en este análisis. Por supuesto que el portugués siempre ha sido el finalizador de la sociedad que ha formado con Benzema, pero esa transformación del sistema del equipo le fue llevando paulatinamente a ocupar el área de una forma, si cabe, más constante. Aún jugando con doble punta, Cristiano acudía a la posición de extremo izquierdo para no tener constantemente la portería rival de espaldas, pero la nueva composición le invitaba, aún llegando después de hacer algún apoyo fuera del área, a acabar siempre en el área. Es evidentemente uno de los aspectos clave para matizar el éxito de Zidane, sobre todo en la Copa de Europa, porque al control obtenido a partir de la táctica y el talento se sumaba la finalización del, probablemente, mejor rematador de la historia. Y eso fue lógicamente una carta ganadora cada martes o miércoles por la noche.
Después de Cardiff, clímax futbolístico del equipo blanco, llegó una temporada repleta de dudas. Quizás la pérdida de jugadores
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
importantes para completar la rotación desestabilizó la rutina, aunque hubo dos factores quizás más importante para que el cuadro blanco afrontase el presente curso con el pie cambiado: la sanción a Cristiano Ronaldo, y la falta de continuidad por problemas físicos de Carvajal y Bale, que llevaron a una dinámica negativa. Zidane no podía tirar del 4-3-3 en el que creía, mientras que el rombo ni tenía a un Cristiano Ronaldo con el ritmo necesario como para terminar todas las jugadas, ni la figura de los laterales, tan exigidos con el plan Isco, lograba ser tan decisiva. Como el Real Madrid no alcanzaba el control buscado, su presión no era armoniosa, y ahí se evidenciaban las carencias para tapar la salida exterior del rival, que desquebrajaba el sistema defensivo de un equipo con escaso talento individual para recuperar la pelota.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Quizás por eso la decimotercera resultó si cabe el gran trofeo de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid, y el que más le enaltece como entrenador. La preocupación anímica del vestuario era un tema difícil de abordar, pero lo más complicado era tomar decisiones desde lo táctico para ganar la Copa de Europa estando inmerso en una dinámica tan negativa. Y ahí asumió varias que fueron clave. La primera fue el binomio Lucas Vázquez – Asensio, que le alejaba mucho de su idea inicial -básica para controlar- prácticamente como titulares. El equipo blanco pasó en ese momento a defender mejor ambas bandas, básico al no poder asentarse bien en campo rival con pelota, y a activar mejor a un Cristiano Ronaldo que sin que el equipo fluyera con el cuero, no conseguía encontrar zonas de remate limpias. Los dos extremos agilizaron las recepciones por banda y sirvieron más y mejores balones al portugués. Fue una forma de ganar cuando parecía que levantar otra Copa de Europa era una quimera.

Roma/Barcelona 26

No vi todo el partido pero si lo suficiente. Aparte del dominio total de la Roma yo vi al mismo Barcelona que he visto esta temporada. Aparte del las obvias lesiones de Busquets y Messi, el Barcelona jugo al unico ritmo con el que se siente comodo (lento-lento-lento). Incapas de castigar una presion alta por la completa falta de acceleracion del mediocampo / delanteros. Intimidacion 0. Messi y Dembele los unicos con cambios de ritmo – uno jugo lesionado y el otro en el banquillo. El actual nivel de la Liga ayuda a ocultar el bajo nivel colectivo del Barcelona. Aqui Zidane desperdicio la mitad de la competicion dando todos los minutos a veteranos visiblemente fuera de forma (jerarquias y tal) y donde el Atletico (eliminado en Champions hace meses) al igual que el Barcelona va muy justo de talento. Menciono al Real y al Atletico para situar la realidad de la plantilla cule en el firmamento europeo.
P.D. Luis Suarez ha estado asi por varias temporadas y lo he escrito. Perder las piernas es algo que ningun futbolista supera porque al final las tacticas, el conocimiento, y el resto de factores no cambian el hecho que este deporte muchas veces se reduce a correr hacia “x” y el que llega primero gana.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
La Champions ha encontrado respuestas al juego de posición, las presiones cada vez más altas y eficientes están consiguiendo sobreponerse a los conjuntos más aferrados a dichos modelos. Los equipos de Pep, los que mejor la saltan jugando, pero sin un atacante verdaderamente diferencial, y el Barça los que tienen ‘al atacante diferencial por antonomasia’, pero con carencias en el medio y que cada vez apuestan por un modelo más mixto, se alejen del titulo.
Para mí el Barça tiene que tomar una decisión, o redoblar su apuesta por el juego de posición, que vuelva a oler a la Masía y reforzar las 2 ó 3 carencias que tienen para ello o romper con su pasado reciente, acabar con el ciclo Iniesta, reciclar a Busquets y Pique y fichar a los mejores jugadores del Mundo para jugar a otra cosa.
Evidentemente para Liga es otra historia, mientras Leo sea Leo, a 38 jornadas, siempre son favoritos.
A mi, en lo personal, es que eso del caracter me importa para lo justo. La personalidad es importante,pero para mi una gran personalidad es la de Puyol, Messi, Cristiano, Ramos, Piqué. Grandes de esto.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Eso de Maradona gritando ” la concha de tu madre” y sus constantes salidas de tono, como si se tratara de un partido en el barro, esa manera de ver el juego como un campo de batallas, es que no me pone nada. Mejor dicho, me desagrada.
Llamenme pecho frío, pero para mi el gran merito de Messi y Cristiano, por ejemplo, es que logran emocionarme simplemente con su juego. Sin necesidad de andar “guerreando”.
Hace apenas unos días no sabia la gente donde poner a Valverde… Todo eran alabanzas… Y ahora muchos lo quieren fulminar. Es decir, en el fútbol pasas de la gloria a la hecatombe de un día para otro.

Roma/Barcelona 24

Yo por mi parte intento no ser condescendiente con Leo, pero creo que estamos de acuerdo en que actualmente es la mayor certeza competitiva que hay hoy día futbolisticamente junto a CR7. Messi es super regular, tanto en Argentina como en el Barcelona hace años viene sacando él adelante el 90% de los partidos, encargándose él de ser el principal foco de creación, desequilibrio y goles (y últimamente único) apesar de haber compartido vestuario con Neymar, Iniesta, Suárez. Etc. Porque tu examinas al Barcelona de los últimos 6 años y él ha sido el principal generador de ventajas con muchísima diferencia sobre los demás (lo que hace que reciba tantos planes específicos contra el) más allá algunos momentos buenos de forma del irregular Neymar o el manchego. Además también ha sido el principal foco goleador por encima de Suárez o Cesc. Y lo hace casi siempre.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Luego es verdad que en algunas de las más claras derrotas tanto de Argentina como del barsa no se le ha visto a él individualmente bien ni ha podido cambiar la dinámicas de los partidos, pero se trata de partidos en los que el rival les pasa tan por encima o que su propio equipo colectivamente es tan pobre que es casi imposible que ni Messi ni Maradona ni Cr7 ni nadie hubiera podido cambiar la situación. En días como el 4-0 del Psg o el 4-0 del Bayern o el 3-0 de ayer el Barcelona se vio tan desbordado que ningún jugador de la historia podría haber hecho nada. Más allá de que en las más dura adversidad es verdad que hay otros jugadores que muestran más carácter o liderazgo. Pero de ahí a que Maradona por ejemplo pudiera haber cambiado el sino de esos partidos..
Luego, como han dicho por ahí Messi lleva años que le están sobre explotando en la primera mitad de temporada y está llegando más tieso a la segunda, con lo que es más difícil que pueda revertir situaciones tan adversas en Champions..
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Así que si, para mi es correcto decir que cuando sus equipos ganan es gracias a él principalmente y que cuando pierden es apesar de que él está en campo. Si a Messi les dan un mínimo sustento detrás y no le han sobreexplotado antes, te va a dar las mayores posibilidades de ganar y la victoria es casi segura. Pero ni Argentina ni el barsa le han dado eso casi nunca en los últimos 5 o 6 años por mucho kun agüero, di maría, higuain, Neymar Rakitic, alba, Sergio Roberto.. Etc todos ellos jugadores válidos, le hayan acompañado. Sólo jugadores un puñado de jugadores en el barsa como Pique, Bussy o Suárez han sido certezas de verdad en las que el astro argentino pudiera apoyarse y aún así hemos visto que luego colectivamente el equipo solo marchaba cuando el 10 activaba todo. Para mi no se le sobreprotege. Simplemente hacemos constar que hace años que colectivamente tiene muy poco detrás, tanto en selección como en Barcelona, más allá de algunos jugadores con renombre (pero no una estructura detrás propiamente dicha o al menos varios generadores de mucha calidad como si tiene CR7 en el Madrid).